like button

lunes, 14 de abril de 2014

Ansiedad.

Dentro mío 
hay una sordera
que se espanta 
como un gato
cuando toso 

Luego 
nada existe 
solo el temblor
interior del alma

Es la noche
que se empuja
dentro mío
en mis ojos
como ventanas
obnubiladas

Que se ciernen
como navíos
desamparados
en el tiempo
de la sed y
el abandono

Son las luciérnagas
y liturgias
sin sentido
remedando
el almanaque
de la muerte


Raymundo Orihuela

sábado, 1 de febrero de 2014

Que corto de vista el hombre.

Que corto de vista el hombre
que juzga con su horizonte chato
sin avizorar el poniente
de su propia existencia
cual vasija de alabastro
que ya ha forjado
su propio destino

Que amarga desidia ignota
se entrama en sus corazones
escindiendo las esperanzas
de sus sanguíneos interiores
como crustáceos pasmados
en las gélidas profundidades
de un mar sin luz.

Que oprobio desmesurado
buscar a tientas el norte
con el júbilo desencadenado
de los animales salvajes
que exhumados por el tiempo
aullarán para siempre
con las vísceras sangrantes

domingo, 9 de diciembre de 2012

A la noche desbocada.

A la noche desbocada
Salí uno y taciturno
Consumiéndome en mis males
Sin la gente remilgada

Envestido de derrota 
Con la tez ornamentada
Por las llagas del espanto
Del atisbo hacia la nada

Por los surcos caminaba
Dando vueltas en mis fueros 
Con el sueño como un muerto
Y el cemento en mi garganta

En la plaza de concreto
Los aullidos reverberaban
Entre el tiempo y los cristales
El dolor y la esperanza

El final ineluctable
Era el astro que asomaba
Pero el poeta triste y solo
¡Acezante aún andaba!

Raymundo Orihuela

martes, 20 de noviembre de 2012

El tiempo.


El tiempo nunca existió
solo fuimos nosotros
jugando a ser libres

Bajo la indómita lluvia
entre las noches azules
solo fueron nuestros corazones
chocando contra la vida

En infinitos atardeceres
nuestras sombras siguen hechizadas
sobre la diáfana brisa
donde aprendimos el dolor

Deshojados por el vendaval
con órganos remendados
solo fuimos nosotros
sorprendidos al sentir de repente

El tiempo nunca existió
pero la incandescente magia
de esos momentos nomades
quedará en nuestras retinas
percudidas por el amor.

martes, 6 de noviembre de 2012

Poema de la visión de una mujer


De sus ojos se salio el mar 
suavemente
y por la cienaga del ensueño
me le acerqué


con su vestido de luna
atrapaba la luz
y la eternidad
se postraba entre sus pies

mientras agitaba la calma
las piedras la miraban
pues ella era movimiento
y vibración a la vez

sin saberlo me dejó todo
como amarrado a mis deseos
cuando se fue bailando
un fandango


con mi soledad

Raymundo Orihuela

martes, 23 de octubre de 2012

Se que siempre.


Se que siempre/ me recuerdo
las celebraciones/ en los parques

Que en las tardes/ bajo el cielo
temblaremos/ nuevos males

Se que siempre/ es el tiempo
oro viejo/ de mortales

Se que entonces/ somos trenes
estaciones/ sin equipaje.

domingo, 21 de octubre de 2012

Quiero


Quiero decir cosas irrelevantes
las que de mi boca solo llegan a su alma

Quiero soñar sueños interminables
los que despertando se comienzan desde su espalda

Quiero llenarla de besos resplandecientes
los que simplemente no vemos como nos marcan

Quiero refugiarla y desbordar toda su calma
Quiero susurrarla y a la vez también
 
   Quiero escucharla...

Raymundo Orihuela.